Mantener su dinero seguro es nuestra prioridad número uno. Estamos regulado como proveedor de dinero electrónico por la Autoridad Financiera de conducta en el Reino Unido (FCA). Como parte de este reglamento, estamos obligados a guardar todos los fondos de nuestros usuarios en cuentas de clientes completamente separadas, con instituciones globales de confianza. Azimo posee cuentas propias de explotación donde se almacenan los fondos de forma totalmente separada. En otras palabras, sus fondos no podían ser utilizados para resolver nuestros asuntos de negocios.