1. Hacemos las cosas de forma diferente

No somos un gran banco con cuantiosos gastos generales. Y no somos una empresa tradicional de transferencias, anclada en sus viejos hábitos. Nuestra plataforma online permite que nuestros clientes envíen dinero por menos a 195 países en 80 divisas diferentes, desde cualquier dispositivo con conexión a Internet. Todo ello desde solo €2.99.

Screen Shot 2016-10-12 at 17.09.48

2. No tenemos oficinas en importantes calles comerciales

Tener oficinas en importantes calles comerciales cuesta mucho dinero. Western Union y Moneygram cuentan con agentes (kioscos o pequeños comercios), que gestionan las transacciones y cobran una comisión por cada transferencia que procesan. En Azimo no tenemos agentes, así que no tenemos que pagarles nada.

Los bancos funcionan como bancos. Deben pagar enormes gastos en concepto de alquiler, personal, servicios y marketing. Además, tienen que pagar todos los bolígrafos gratuitos que regalan en sus oficinas. Al reducir los costes derivados de tener oficinas en calles comerciales, podemos ahorrar dinero a nuestros clientes.

shutterstock_418583707

3. No aceptamos dinero en efectivo

Aceptar dinero en efectivo para las transferencias supone tiempo y dinero. Por eso, no lo hacemos. En lugar de ello, cuando envías dinero con Azimo, puedes pagar de varias maneras mucho más prácticas: con una tarjeta de crédito o débito, de cuenta a cuenta a través de la banca online o banca telefónica o, en algunos mercados, a través de servicios de pago como Sofort o iDeal. Las transferencias sin efectivo suponen menos gastos para nosotros y un mayor ahorro para ti.

shutterstock_375234673
4. Somos 100% digitales

Solo realizamos transferencias a través de nuestra aplicación o nuestro sitio web. Por eso, no gastamos mucho dinero en tener una gran plantilla y podemos trasladar ese ahorro a nuestros clientes. Aunque sí contamos con un equipo de atención al cliente para que nuestros clientes puedan ponerse en contacto con nosotros en caso de necesitar ayuda. Además, hablamos inglés, alemán, francés, español, portugués, polaco, italiano, ruso y rumano para resolver cualquier problema con rapidez.

ES_Azimo_Hands_App-239 copy
5. No pagamos las bonificaciones típicas del sector bancario

Tradicionalmente el sector de los servicios financieros significa grandes paquetes salariales. Y a menudo bonificaciones aún mayores. Pero en Azimo no hacemos las cosas así. Somos conscientes de cuánto han tenido que trabajar nuestros clientes para ganar el dinero que quieren enviar a sus familias. Por eso, lo último que haríamos sería estafarles cobrándoles unos precios desorbitados para pagar cantidades exageradas a nuestro personal.

shutterstock_127785641
6. Nos concentramos en lo que hacemos bien

En Azimo, nos concentramos en lo que hacemos bien. Nos centramos en mejorar las transferencias de dinero para nuestros clientes. Por ello, no cometemos algunos de los enormes errores que han cometido ciertos bancos para obtener cuantiosos beneficios. Como consecuencia de ello, no hemos tenido que abonar millones en compensaciones, a diferencia de estos desastres bancarios:

BNP Paribas: $8900 millones
En 2014, el mayor banco de Francia, BNP Paribas, fue condenado a abonar $8900 millones por violar las sanciones contra Irán, Cuba y Sudán.

HSBC: $1900 millones
En 2012, HSBC accedió a pagar a las autoridades estadounidenses $1900 millones tras incumplir la normativa vigente sobre blanqueo de capitales.

Commerzbank: $1450 millones
En 2015, el segundo mayor banco de Alemania, Commerzbank, fue condenado a pagar una multa de $1450 millones por violar las sanciones económicas contra empresas de Irán y Sudán.

shutterstock_179476127
Desde nuestro lanzamiento en 2011 hemos revolucionado la manera de enviar dinero a todo el mundo, reduciendo la distancia existente entre los 250 millones de migrantes internacionales y sus familias en sus respectivos países. ¿Estás listo para unirte a la revolución Azimo? Visita nuestra página web, comprueba lo geniales que son nuestras tarifas y empieza a ahorrar hoy mismo.