Cuando envías dinero con Azimo, la información que necesitamos de ti es mínima y, en la mayoría de los casos, no necesitarás aportar documentación adicional. Sin embargo, dependiendo del caso concreto de tu transferencia, es posible que te pidamos más información. Algunos ejemplos son una prueba de identidad, una prueba de fondos o un justificante de domicilio (para una lista completa de documentos adicionales aceptados, haz clic aquí).

Sabemos que, si utilizas Azimo para enviar dinero, necesitas confiar en nosotros. Y tu confianza es algo que no nos tomamos a la ligera, por lo que necesitamos asegurarnos al 100% de que todo lo que hacemos es de manera segura.

Conoce a tu cliente

Transferir tu dinero de manera segura es nuestra principal preocupación y nuestra política de Conoce a tu cliente (KYC, por sus siglas en inglés) es lo que lo hace posible. Es una práctica habitual en cualquier servicio financiero de la UE y el Reino Unido, por lo que cualquier servicio autorizado y protegido de transferencia de dinero tiene que hacer las mismas preguntas. Si no recogiéramos este tipo de información, ni tú ni tu dinero estaríais protegidos.

Prueba de identidad para saber quién es quién

A veces tenemos que pedirte una prueba de identidad para verificar quién eres. De esta manera nos facilitas el seguimiento de tu transferencia y podremos contactar contigo en caso de problema. Una prueba de identidad puede ser el pasaporte, el carnet de identidad o el permiso de conducir.

Justificante de domicilio para saber dónde contactar contigo

Pedir un justificante de domicilio es, de nuevo, algo que a veces tenemos que acatar según las leyes de los diferentes países donde operamos. Confirmar tu domicilio facilita que la transferencia se haga con fluidez. Un justificante de domicilio es, por ejemplo, un recibo, un extracto bancario o un extracto de tarjeta.

Prueba de fondos para comprobar que cuentas con el dinero que envías

Si haces una transferencia de una cantidad considerable de dinero, tenemos que asegurarnos de que tienes suficientes fondos para cubrir el envío. Comprobar que el dinero está ahí ayuda tanto al expedidor como al beneficiario. Una prueba de fondos es, por ejemplo, una nómina de sueldo, un extracto bancario o un extracto de tarjeta.

Mantener tu seguridad y evitar fraudes y timos. Siempre

Una de las razones por las que nuestras tarifas son tan bajas es porque somos extremadamente cuidadosos con posibles fraudes y timos. Asegurarnos de hacer las preguntas necesarias no solo te da seguridad, sino que mantiene los precios bajos. ¿No es eso exactamente lo que quieres al enviar dinero? Seguridad y tarifas bajas.

Azimo, plataforma líder en el mercado, ofrece la posibilidad de enviar dinero a más de 190 países en todo el mundo con solo unos clics en nuestra página web o aplicación móvil. Visita nuestra página, échale un ojo a nuestras fantásticas tarifas y empieza a ahorrar hoy mismo.