004_039_BlogHeadersMarch_InspiringWomen2

Para celebrar el Día Internacional de la Mujer de 2016, la serie Mujeres Destacadas de Azimo explora el tema del género, desde historias de éxito y fuentes de inspiración hasta la frustración laboral y mucho más. Esta semana hablamos con nuestra Directora de Desarrollo Empresarial, Dora Ziambra.

¿Cuál es tu función en Azimo? ¿Cómo acabaste aquí?

Mi cargo oficial es Directora de Desarrollo Empresarial, pero es un puesto en continua evolución debido al rápido crecimiento de Azimo. Siempre digo que mi labor es simple: hacer que la empresa crezca y mejore. Así que participo en todo, desde proyectos estratégicos y obtención de fondos hasta la expansión internacional. Comencé mi carrera trabajando en servicios financieros “tradicionales” y luego pasé a la Tecnología Financiera hace un par de años.

¿Crees que las mujeres están bien representadas en la empresa?

Las mujeres están muy bien representadas en la empresa, el 38 % de los empleados de Azimo son mujeres, lo que supera ampliamente la media del sector. Nuestra Directora General y cofundadora, Marta Krupinska, es una fuerza dinámica en Tecnología Financiera y tenemos empleadas muy capacitadas en toda la empresa, tanto en el Reino Unido como en Cracovia. 

¿Y qué hay del sector de la tecnología financiera en general?

Este sector ha evolucionado desde el de los servicios financieros, tradicionalmente dominado por los hombres, así que sigue habiendo un problema de género en toda el sector.  El mayor reto al que tuve que enfrentarme en mi carrera fue en el parqué bursátil, donde la presión para ser “uno de ellos” a veces era muy intensa. Sin embargo, las empresas empiezan a seguir los pasos de Azimo y las cosas avanzan en la dirección apropiada.

¿Cómo crees que ha mejorado la igualdad de género últimamente?

En los últimos años el progreso ha sido considerable. En comparación con mi abuela e incluso con mi madre, he podido tomar decisiones mucho más progresistas, menos cercanas a lo que se hubiera considerado el papel “tradicional”. Aun así, queda mucho por hacer para lograr la igualdad total. 

¿Y en qué aspectos crees que se ha estancado el progreso?

Sin duda el progreso se estanca en los cargos superiores. El número de mujeres en juntas directivas y en puestos de alta dirección sigue siendo decepcionantemente bajo. También es preocupante el estancamiento del progreso en el hogar. Cada vez hay más mujeres con títulos universitarios y en el mercado laboral. Pero siguen siendo responsables del 80 % del trabajo fuera de la oficina, como las tareas domésticas y el cuidado de los hijos o de los familiares de mayor edad. 

¿Por qué el cambio en el lugar de trabajo es más lento que fuera de él?

Creo que el mayor obstáculo psicológico para lograr la igualdad es el prejuicio inconsciente. Si la gente, y me refiero a hombres y mujeres, se basa en estereotipos sociales y de género profundamente arraigados al tomar decisiones sin pensar, la diversidad no puede tener éxito. 

¿Cómo podrían mejorar los lugares de trabajo en cuanto a igualdad de género?

Siendo realmente igualitarios. Debería tratarse igualmente a hombres y mujeres en cuanto a salarios, beneficios, oportunidades de desarrollo y tiempo libre. El gobierno debe replantearse la educación y el cuidado de los hijos. Los colegios deben estar abiertos durante el horario laboral normal.

¿Cuál crees que es el problema de género más importante al que se enfrentan las mujeres británicas hoy en día?

Sin duda alguna, los prejuicios inconscientes. Es el problema más importante al que se enfrentan las mujeres porque está tan arraigado que es muy difícil de cambiar. Hace poco publiqué algo en Facebook sobre este tema y ¿quién respondió? 11 mujeres y solo un hombre. Así que quizás nos quede mucho por hacer para cambiar las percepciones. 

¿Cuál es el mejor consejo que has recibido y que darías a las jóvenes de hoy?

El mejor consejo que he recibido es: “No tengas miedo a fracasar”. Con demasiada frecuencia, las mujeres intentamos ser perfectas en todo para satisfacer los estereotipos de género tradicionales. Pero no hay que intentar caber en un corsé que otros han creado para ti.

¿Cree que las Embajadoras de Buena Voluntad de la ONU, como Emma Watson, han contribuido a cambiar opiniones en aspectos importantes?

Creo que es muy importante que personas famosas como Emma Watson hablen sobre la igualdad, pero también necesitamos más ejemplos a seguir de todo el espectro social. Las empresas deben contratar más mujeres en puestos superiores e iniciales, lo que a su vez creará más confianza en la igualdad. Finalmente, para cambiar las opiniones donde realmente importa, debemos educar a niños y niñas para que respeten la igualdad.  

Como ejecutiva de éxito, ¿qué mujeres te han inspirado particularmente?

Monica Brand ha sido toda una fuente de inspiración. Es una inversora y empresaria de gran éxito, pero siempre ha sido muy realista y accesible. Es todo un ejemplo y acaba de crear un fondo para invertir en nuevas empresas que promueven la inclusión financiera en mercados emergentes. Además, acabo de terminar un libro sobre grandes innovadores que incluía un capítulo sobre Ada Lovelace, la “Condesa de la Informática”. Su historia es fascinante. Fue una pionera victoriana de la era informática y hoy en día es un gran símbolo para las mujeres en el campo de la tecnología.